Resistiendo el Poder de la Pornografía

Caras seductoras y cuerpos escasamente vestidos acechan en cada esquina: en imágenes publicitarias, en el cine, a veces incluso en los pasillos de las escuelas. ¿Qué sucede cuando se mira por segunda y tercera vez y se comienza a fantasear?, ¿o cuando se da un paso más allá y se echa un vistazo a un sitio web con imágenes explícitas? ¿O cuándo se ven películas para adultos en cable o se navega en sitios de porno en línea?

La pornografía causa daños masivos en la vida y las relaciones ¿Está sintiendo seducido por la pornografía? ¿Conoce a alguien que lo esté? Hay una manera de evitar su trampa. Y si usted ya está atrapado, ¡hay una manera de liberarse! Si quiere saber más, siga leyendo. Aprenderá cómo la pornografía destruye en lugar de edificar. Conocerá historias de personas reales que han luchado con el monstruo de la pornografía y se han liberado. Y aprenderá algunos principios para mantenerla fuera de su vida.

El Poder Destructivo de la Pornografía

La pornografía es todo lo que ve, lee o escucha diseñado para provocar excitación sexual. Incluye muchos tipos de medios: revistas, libros, películas, música, Internet y más. (Fuente: Adaptado de Gene McConnell, Toxic Porn (Focus on the Family, 1999)). La pornografía promete emoción y satisfacción sexual, pero no cumple con estas promesas. No puede dar a nadie una satisfacción profunda y duradera.

El Rey Salomón dijo una vez: “¿Acaso puede un hombre echarse fuego sobre las piernas sin quemarse la ropa?” (Proverbios 6:27, NTV). En ese sentido, ¿puede traer repetidamente a su mente imágenes sexualmente excitantes sin consecuencias? Es posible que las imágenes sexuales no lo quemen físicamente, pero los psicólogos argumentan que estas imágenes pueden ¨quemarle la mente¨. La excitación emocional provoca la liberación de una hormona llamada epinefrina en su cerebro que químicamente funde las imágenes en su memoria permanente. Este efecto se ve reforzado por la combinación de imágenes y masturbación. (Fuente: J.L. McGaugh. “Preservando la Presencia del Pasado”, American Psychologist, febrero de 1983, 161.)

La pornografía también afecta las relaciones reales. Puede pensar que está bien experimentar ahora mientras esté soltero, pero casarse no detendrá su fascinación por la pornografía si ya la ha estado alimentando. Muchas esposas se quejan de que la pornografía llena su matrimonio con caras extra no deseadas. El New York Times contó la historia de una mujer de 34 años que descubrió que su esposo, un pastor, tenía el hábito de ver pornografía en línea. “¿Cómo puedo competir con cientos de otras desconocidas que ahora están en nuestra cama, en su cabeza? Nuestra cama, en donde una vez fuimos íntimos, está llena de innumerables extrañas sin rostro”. (Fuente: Jane Brody,” El cibersexo da a luz a un trastorno psicológico “, The New York Times” Health and Fitness “, 16 de mayo de 2000, 1.)

A veces, la pornografía puede incluso llevarle a hacer cosas que nunca imaginó. Considere a Gene McConnell. Era un hombre común de negocios, con una esposa y una hija, pero la fascinación por la pornografía se convirtió en el combustible que hizo explotar su vida normal. “Comenzó a arruinar mi matrimonio, mi negocio, todo”, explica Gene. “Todo comenzó con estriptis o barras en toples, luego a salas de masaje y prostitutas. Finalmente, comencé a fantasear sobre cómo sería violar realmente a una mujer. Lo intenté una noche cuando vi a una mujer que ´encajaba´ en el escenario del porno. Afortunadamente, no lo hice. Después, pasé un tiempo en la cárcel luego de ser denunciado y arrestado por la policía”.

¿Imágenes fundidas en su mente? ¿Una cama llena de caras extrañas? ¿Saliendo del fondo? Estas consecuencias ocurren todo el tiempo en diversos grados. El mundo de fantasía de la pornografía es como un gran carnaval que atrae a los chicos todos los días con promesas de grandes emociones solo para colocarlos en una montaña rusa solitaria de emoción y vacío, excitación y ansiedad.Cuando Dios nos creó, nos dio un deseo de amor e intimidad que solo podíamos satisfacer en una relación con Él y, hasta cierto punto, a través de una relación especial con una mujer. El corazón de Dios se rompe al ver a los hombres pasar por alto estas relaciones, por ir en busca de meras imágenes, reproducciones sin vida que pueden excitar, pero nunca dar o recibir amor.

El Pequeño Hábito Sucio

Conozca a Brad, no es su nombre real. Brad vino de un hogar amoroso de dos padres. Tenía una hermana menor, un gato y un perro. Era apasionado por los deportes, especialmente el béisbol. Estuvo activo en su iglesia y escuela, pero la pornografía lo llevó a vivir una doble vida. La primera exposición de Brad a la pornografía se produjo cuando solo tenía 8 años.

“A esa edad, no había oído hablar sobre ´el polen y la abeja´, así que no había forma en la que yo pusiera qué estaban haciendo las personas en las imágenes. Sin embargo, al ver esas imágenes también surgió un impulso: sabía que lo que estaba viendo estaba sucio y eso lo hacía aún más emocionante. Recuerdo mi pulso acelerado y la adrenalina corriendo por mi cuerpo. A los 8 años, yo no había sentido esas cosas antes. Eran sentimientos muy extraños. Durante muchos años creí que era el único que luchaba con este tipo de cosas “.

Si usted ha crecido escondiendo el hábito de ver pornografía, no se sienta solo. Cientos de miles de jóvenes luchan contra esta fascinación incontrolable. E incluso, cada vez más mujeres se unen a este hábito. Los adolescentes de 12 y 17 años se encuentran entre los mayores consumidores de pornografía dura. (Reportado en la Comisión Presidencial de Pornografía de 1970 y la Comisión de Pornografía del Fiscal General de 1986). Al igual que Brad, a menudo la descubren temprano en la vida. Se topan con revistas en la basura, sitios web, o imágenes enviadas a través de celulares. Sus corazones se aceleran mientras hojean las páginas y experimentan una combinación de excitación y culpa. Es un momento de descubrimiento que desafortunadamente sucede en la vida de casi todos los niños. Cuán profundo se involucren con la pornografía a menudo depende de con qué facilidad tengan pornografía disponible.

Desafortunadamente, hoy hay mucha pornografía disponible: con el clic de un mouse, el toque del control remoto o la compra de un boleto en el cine. Aunque la pornografía ha existido por generaciones, la tecnología ha acelerado el problema a través del fácil acceso. Ahora, los determinados y curiosos pueden fácilmente obtener fotos en la web que son demasiado obscenas para vender en librería de adultos. El pequeño hábito sucio está creciendo … ¡rápido!

Una Vida en Pedazos

Mike es otro joven que luchó con la pornografía. “Lo sorprendente”, dice, “es que el 99.9 por ciento de las personas que me conocían se habrían sorprendido al saber que tenía este hábito. Yo era un clásico ‘buen tipo’. Seguía siendo bastante tímido y fácilmente me avergonzaban las discusiones sobre sexo, estaba aterrorizado de que alguien se enterara”. 

Este es uno de los peores efectos secundarios de ver pornografía: divide a las personas. Rompe a los espectadores por dentro y los separa de los demás. Los chicos que ven pornografía, por un lado, se juntan con sus amigos, van a la iglesia y pasan tiempo con su familia, mientras que, por otro lado, disfrutan de fantasías oscuras y a veces peligrosas.

Esa no es la única división. La pornografía también hace que los hombres separen las imágenes físicas de las mujeres, de todas las demás cosas que poseen las mujeres: sus mentes, corazones y almas. La imagen física domina sobre otras características más importantes.

Lo peor de todo, la pornografía separa a las personas de Dios. Los hombres que se entregan al porno a menudo sienten la necesidad de esconderse de su Padre celestial y, como Adán y Eva, dejan de tomar “paseos por el jardín” con Él por vergüenza y culpa.

Sexo y mentiras


Gene aprendió sus lecciones sobre mujeres y sexo de llamativas revistas y tiendas de artículos sexuales. Solo después de años de frustración y problemas con la policía comprendió el alcance de su mala educación. “En la cárcel, pude comenzar el proceso de eliminar las mentiras que la pornografía había depositado en mi vida”, dice. Gene ahora viaja por todo el país ayudando a jóvenes a evadir las garras de la pornografía. En sus charlas, detalla las mentiras que la pornografía planta en la cabeza de los hombres: (Fuente: Adaptado de McConnell, Toxic Porn, 7-10).

Mentira # 1: Las mujeres son menos que humanas.

Las mujeres en la revista Playboy son llamadas “conejitas”, convirtiéndolas en lindos animalitos, o “compañeras de juego”, haciéndolas ver como un juguete. La pornografía a menudo se refiere a las mujeres como animales, juguetes o partes del cuerpo. Alguna pornografía solo muestra el cuerpo y no muestra la cara en absoluto. La idea de que las mujeres son seres humanos reales con pensamientos y emociones se minimiza.Mentira # 2: Las mujeres son un “deporte”.

Algunas revistas deportivas tienen una edición de modelos en trajes de baño. Esto muestra a las mujeres como un objeto relacionado con algún tipo de deporte. La pornografía ve el sexo como un juego, y en un juego tienes que ganar, conquistar o anotar.

Mentira # 3: Las mujeres son propiedad.

Es común ver fotos de automóviles elegantes con chicas sensuales sobre él. El mensaje tácito es: “Compre uno y obtendrá los dos”. La “pornografía” lleva esto aún más lejos. Muestra a las mujeres como mercancía en un catálogo, exponiéndolas lo más abiertamente posible para que el cliente las vea. No es sorprendente que muchos hombres jóvenes piensen que, si han gastado algo de dinero en una salida con una chica, tienen derecho a tener sexo con ella. La pornografía nos dice que las mujeres se pueden comprar.

Mentira # 4: El valor de una mujer depende del atractivo de su cuerpo.

Las mujeres con sobrepeso o menos atractivas son ridiculizadas en el porno. Se les llama perros, ballenas, cerdos o algo peor, simplemente porque no se ajustan al criterio de la mujer perfecta de la pornografía. De hecho, si alguien se siente atraído por una mujer corpulenta, la pornografía lo etiqueta como un fetiche, como una obsesión sexual o una fijación no “natural”. A la pornografía no le importa la mente o la personalidad de una mujer, solo su cuerpo.

Mentira # 5: A las mujeres les gusta la violación.

“Cuando ella dice que no, quiere decir que sí” es una escena típica porno. Se muestra a las mujeres siendo violadas, peleando y pateando al principio, y luego empiezan a disfrutar de la situación. La pornografía erotiza la violación y la hace excitante. Se muestra a las mujeres atadas, golpeadas y humilladas en cientos de formas enfermas y, finalmente, rogando por más. Incluso, mientras son torturados, los actores y actrices porno tienen una sonrisa en la cara; una mirada de intenso disfrute. La pornografía enseña a los hombres a disfrutar de lastimar y abusar de las mujeres para entretenerse.

Brad escuchó el mensaje de Gene, y confirmó lo que había visto en su propia vida: un patrón de trivializar y objetivar a las mujeres. “Cuando veía pornografía, lo hacía como un acto totalmente egoísta. No pensaba en la persona de la que estaba “abusando”. No asociaba mis propios motivos egoístas con el hecho de que esta era una persona real que tenía emociones reales, problemas reales y dolor real en su vida “.

Todavía no he encontrado lo que estoy buscando

Si bien la pornografía no es una fuente de satisfacción duradera, los hombres que la ven generalmente lo hacen porque buscan satisfacer una necesidad profunda. La pornografía es un sustituto barato de lo que realmente buscan: intimidad.

La intimidad significa ser conocido por dentro y por fuera, y ser amado por quienes somos. Debido a que Dios nos diseñó para las relaciones, nos hizo con hambre de intimidad. Pero ser conocido es aterrador, porque nos hace vulnerables. Entonces buscamos intimidad en lugares menos amenazantes. La pornografía es uno de ellos.

Falsa intimidad

Aún si la pornografía proporcionara imágenes precisas de mujeres (aunque no lo hace), solo ofrece una imagen, no una persona real. Para muchos hombres, relacionarse con una imagen es más fácil que relacionarse con una mujer joven con corazón, mente y emociones. Una imagen no tiene expectativas. Usted no necesita impresionar a una imagen ni lidiar con ninguna de las dificultades que conlleva relacionarse con una persona real.

Enfrentémoslo. Todos somos personas imperfectas. Desde que Adán y Eva se equivocaron en el jardín, hemos tenido que lidiar con deficiencias y decepciones en las relaciones. La tentación a la que nos arrastra la pornografía es a dejar de esforzarnos por construir una relación entre dos personas imperfectas. La pornografía les da a los hombres la oportunidad de fantasear con personas perfectas y les ayuda a olvidarse de sus propias imperfecciones. Esto fue algo que atrajo a Brad.

Mirando hacia atrás en su lucha, Brad ve cómo la pornografía trató de llenar su necesidad de intimidad con una mentira. “Esa mentira trató de convencerme de que la intimidad se puede encontrar en la pornografía, y que puede ser tan gratificante, si no mejor, que una relación real. Fui atraído a unir mi intimidad, emoción y deseos personales a un pedazo de papel o a una pantalla de computadora”. El uso de la pornografía como un corto camino hacia la intimidad puede hacer que los hombres desarrollen el miedo a la verdadera intimidad. A pesar de la profunda soledad, no son capaces de entregar sus corazones a mujeres reales. (Coalición Nacional para la Protección de Niños y Familias, Efectos sutiles de la pornografía.)

Fuera de control: cuando la fascinación se vuelve adicción

“He oído que permitir que un niño vea pornografía, solo por una vez, puede ser tan adictivo como la cocaína”, dice Brad. “Yo estoy de acuerdo. Es una avalancha. Un niño o joven con las intenciones más inocentes puede caer en la trampa de la adicción sexual. Creo firmemente que eso fue lo que me pasó. Tuve mi primer ‘golpe’ de pornografía y me enganché”.

Para Brad y cientos de otros chicos, la pornografía es como una droga. “Lo que me atrajo más profundamente”, dice Brad, “fue el simple hecho de que me estaba aburriendo con “cosas suaves”. Y, al igual que el adicto, necesitaba más y más para satisfacer mis deseos. La imagen que utilicé el día anterior no era suficiente para mí hoy. Pasar una hora envuelto en pornografía fue suficiente la semana pasada, pero esta semana necesité tres horas. Mientras más me involucraba en la pornografía, más difícil era salir”.

Si la mayor consecuencia del porno fuera la adicción, eso sería lo suficientemente malo, pero empeora. Así es como funciona el proceso adictivo: (Fuente: McConnell, Toxic Porn, 17.)

Exposición temprana: la mayoría de los hombres que se vuelven adictos al porno comienzan temprano. Ven porno cuando son muy jóvenes, y les pone los pies en la puerta.

Adicción: sigues volviendo al porno. Se convierte en una parte regular de tu vida. Estás enganchado y no puedes dejarlo.

Escalada: la persona comienza a buscar más pornografía gráfica. Comienza a usar porno que le disgustó antes. Ahora, le emociona.

Desensibilización: la persona se vuelve insensible a las imágenes que ve. Incluso el porno más gráfico ya no le emociona. Se desespera por volver a sentir la misma emoción, pero no puede encontrarla.

Actuando sexualmente: este es el punto donde los hombres dan un salto crucial y comienzan a representar las imágenes que han visto. Algunos pasan del papel y las imágenes plásticas de la pornografía al mundo real: violencia, prostitutas e incluso violaciones. 

El camino a la libertad
A menudo es más fácil entrar en un mundo de imágenes de fantasía que salir. Aquellos que están atrapados en la montaña rusa del porno pueden prometer saltar después de haber tocado fondo, pero luego se encuentran pensando en el próximo punto alto y no quieren bajar todavía. A partir de las historias de Gene, Brad y Mike, puede comenzar a hacerse una idea de lo devastadora que es la pornografía. Quizás también usted esté luchando con las garras de este monstruo. O tal vez conoce a alguien que lo está. Estas tres personas han encontrado libertad del poder de la pornografía. ¡Y usted también puede! 

Hay una mejor manera

La pornografía promete intimidad y satisfacción, pero deja a las personas vacías y buscando más. La buena noticia es que no tenemos que buscar sin parar. Jesucristo conoce nuestros deseos y puede llenarlos perfectamente con su amor. Si aún no tiene una relación personal con Él, hable con un pastor o un adulto cristiano sabio para preguntar cómo puede comenzar esta relación.

Además, Dios tiene un plan para usted que es bueno. Él no es anti-sexo; en primer lugar, fue su idea. Creó el sexo para ser la expresión física más profunda de intimidad entre un hombre y una mujer. Dios está entusiasmado con el sexo, y quiere que experimentemos una satisfacción sexual pura de la manera en que Él lo planeó. Desafortunadamente, la pornografía daña nuestra sexualidad, sin mencionar sus daños a nivel mental y emocional. Nuestro Padre celestial quiere protegernos de los efectos dañinos de la pornografía y mantenernos puros. Cuando protegemos nuestros corazones y mentes, podemos entrar con alegría en el matrimonio, el lugar exclusivo que Dios creó para la expresión sexual y la verdadera intimidad.

Para experimentar el sexo como Dios lo diseñó, necesitamos estar caminando por el camino de la pureza. No importa en lo que haya estado involucrado hasta este momento, Dios está listo y esperando para ayudarlo a volver a ese camino. Para llegar allí, debe comprometerse seriamente con la restauración y una nueva vida. Este tipo de compromiso tiene tres componentes claves: confesión, rendición de cuentas y transformación mental.

Confesión

La Biblia nos dice que “si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo y perdonará nuestros pecados y nos purificará de toda injusticia” (1Juan 1: 9). No importa cuán sucios, rotos y sin valor nos sintamos, Dios puede y restaurará nuestra pureza. La confesión significa admitir que hemos hecho algo malo, estar de acuerdo con Dios en que es pecado y decidir dar la vuelta y hacer lo correcto de ahora en adelante.

El rey David era conocido como “un hombre según el corazón de Dios”. Pero incluso David pecó sexualmente y quedó atrapado en la trampa de sus acciones. (Ver 2 Samuel 11-12.) Tuvo una aventura con Betsabé y luego asesinó a su esposo para tratar de ocultar su falta. Una vez que David se enfrentó a su pecado, su corazón se quebrantó. El Salmo 51 demuestra su angustia y muestra cómo abrió su corazón ante Dios y suplicó por la restauración. Tome su Biblia y lea sus palabras como una oración de confesión por su propia vida: “Crea en mí un corazón puro, oh Dios…” (Salmo 51:10).

Rendición de cuentas

Consumir pornografía es un pecado privado, y las tentaciones son mayores cuando usted está solo. Por esa razón, es importante que pueda rodearse de buenos amigos que le ayudarán a desarrollarse y apoyarán sus esfuerzos por ser puro.

“La rendición de cuentas es la clave para romper las cadenas de la pornografía”, explica Brad. “Lo que más me ayudó fue poder compartir mis luchas con alguien más. Al principio fue difícil, pero gradualmente se hizo más fácil. Finalmente, llegué al punto de que me sentía cómodo compartiendo todo, y el plan de juego de Satanás fue frustrado; él confió en la vergüenza y la culpa para hacerme sentir que estaba solo y sin salida. Al exponer sus mentiras a la luz, y rendir cuentas, pude comenzar el camino hacia la recuperación”.

Aquí conocemos a Johnny, otro hombre que encontró libertad de la pornografía. Johnny creció con un padre alcohólico y anhelaba una relación real con él. La pornografía le daba la apariencia de intimidad y aventura, pero siempre lo dejaba anhelando más. Johnny dice que las relaciones de rendición de cuentas también fueron claves en su recuperación. “Busqué hombres que fueran fuertes en esta área y les pedí que me vigilaran. Busqué a un chico de mi edad y luego encontré un hombre mayor que tenía mucha sabiduría y experiencia en la vida. A medida que me daba cuenta de que Dios podía satisfacer mis necesidades de intimidad mejor que la pornografía, mi compañero de rendición de cuentas me recordaba constantemente que mantuviera llena mi “copa de Dios”.

Además de la rendición de cuentas personal, aproveche la “rendición de cuentas virtual”. Varias compañías ofrecen servicios de Internet que se filtran antes de que lleguen a su hogar. Servicios como Net Nanny y Covenant Eyes pueden eliminar la tentación sustancial de esta manera.Si descubrió que los esfuerzos de confesión y rendición de cuentas no abordan adecuadamente su lucha, debería considerar la posibilidad de recibir asesoramiento profesional. Un consejero puede ser como un entrenador físico: ofrece un estímulo constante y una visión profesional para abordar los problemas. Lo más importante, un consejero puede ayudarlo a abordar problemas subyacentes, como el trauma familiar que puede estar relacionado con su lucha.

Focus on the Family tiene un equipo de consejeros disponible para usted. Puede comunicarse con ellos al correo: [email protected]

Transformacion Mental

El campo de batalla en curso en un mundo saturado de imágenes sexuales es su vida de pensamientos. Usted se enfrentará a imágenes sexuales. El enemigo colocará pensamientos lujuriosos en su mente. Tendrá recaídas y recordará imágenes que ha visto en el pasado. Pero no tiene que detenerse en esos pensamientos.

Una forma de reducir la tentación es evitar el número de imágenes a las que se expone que pueden “abrir la puerta”, especialmente de TV, películas, revistas y música. Si sabe que una comedia en particular hace que su mente divague en fantasías sexuales, es hora de interrumpirla. Cuando Johnny se dio cuenta de que su tentación era utilizar la televisión por la noche para buscar imágenes sexuales, decidió no ver más la televisión después de las 10 p.m.

2 Timoteo 2:22 dice: “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio”. Mientras leía este pasaje, Johnny recordó que no era suficiente para él solo evitar la tentación; necesitaba perseguir la justicia. Esto significaba trabajar activamente para reemplazar las imágenes sexuales en su mente con pensamientos más saludables.

También es esencial reemplazar los pensamientos egoístas y lujuriosos sobre las mujeres con una visión piadosa del amor. Brad describe cómo su vida de pensamientos se había dominado con pensamientos lujuriosos sobre las mujeres que conoció y con las que habló: “Miraba a una mujer, la desnudaba en mi mente y luego completaba mi fantasía. Estas mujeres ignoraban por completo lo que estaba haciendo.

Después de todo, esto puede suceder en cualquier lugar: el centro comercial, en el trabajo, incluso en la iglesia. Y todo esto tiene lugar con total desprecio por la mujer “. En contraste, la descripción del amor de Pablo ofrece una visión más alta que trasciende la lujuria:El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. 6 El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. 7 Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. (1 Corintios 13: 4-7)

Brad llegó a comprender que, para deshacerse de las ideas equivocadas sobre las mujeres y el amor, necesitaba reestructurar su tiempo y sus pensamientos: “Hay que reemplazar las imágenes engañosas por imágenes positivas. Cuando estaba profundamente involucrado en la pornografía, no era raro que pasara tres, cuatro, incluso cinco horas en Internet, aunque parecía que había estado en línea solo durante una hora más o menos. Una vez que comencé a liberarme del porno, la siguiente pregunta que tuve que responder fue: ¿Cómo lleno este tiempo, el tiempo que solía pasar envuelto en pornografía, con alternativas productivas?

“Comencé a invertir en relaciones, entrar en la Palabra de Dios, buscarlo en oración y salir del molde en el que la pornografía me había arrojado. A veces no quería esforzarme, pero para llegar a una curación completa, era algo que tenía que hacer. Entonces comencé a alcanzar a otros, leer más, orar más y hablar más. Mi énfasis pasó de mí mismo a las personas que me rodeaban y comencé a preocuparme nuevamente. Me di cuenta de que era mucho menos susceptible a la lujuria cuando buscaba activamente relaciones con los demás. Era un camino difícil de recorrer, pero la alternativa literalmente me estaba deconstruyendo, y estaba decidido a lograrlo”.

Envuélvase

Aunque en la cultura actual es difícil evitar imágenes sugerentes, puede evitar las consecuencias de ceder ante su atracción. Al comprometerse por alcanzar un alto nivel de pureza y establecer una estructura de rendición de cuentas, puede evitar el vacío y la frustración que conlleva el secreto hábito de la pornografía. Si ya ha sido atraído por las mentiras de la pornografía, hay esperanza y curación para usted. Ahora es el momento de permitir que Dios borre las imágenes de su pasado y que lo reemplace a su imagen.

App de Enfoque a la Familia

En esta época de quedarnos en casa usted puede aprender sobre cómo tener un mejor matrimonio y ser un buen padre desde su dispositivo móvil. Aquí encontrará más de 1.500 conferencias, videos, series, películas y herramientas que le ayudarán a lograrlo. Suscríbase de forma gratuita por 30 días. Aproveche el precio de lanzamiento de ̶U̶S̶D̶ ̶8̶,̶9̶9̶ USD 4,99/mes antes de que sea demasiado tarde.

Acerca del Autor

Steve Watters

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.