Cuarentena COVID-19: Acérquese a su cónyuge

Las tiendas están vacías. Los restaurantes están cerrados. Los eventos han sido cancelados. Incluso su iglesia ha cancelado los servicios de adoración. Puede que esté trabajando desde casa. Aunque no está enfermo ni “oficialmente en cuarentena”, pasa mucho tiempo en casa con su pareja. ¿Estará este tiempo lleno de frustración y tensión, o lo usará para fortalecer su matrimonio?

El Dr. Greg Smalley, vicepresidente de matrimonio en Enfoque a la Familia (Focus on the Family en inglés), dice: “Se harán enfadar, así que dense mucha gracia. Pregúntate si el problema es un ‘gran problema’ o un ‘problema pequeño’.” El Dr. Smalley dice que usted debería ser capaz de dejar de lado las pequeñas molestias, pero recomienda que las parejas aborden problemas más grandes para que no acumulen resentimiento.

Sea que vayas a estar en casa con su cónyuge por dos semanas o dos meses, su actitud y enfoque pueden marcar la diferencia. Aquí hay algunas pautas para mejorar la experiencia, a pesar de lo estresante de la situación:

Comience con la Palabra
Podría especular sobre todo lo que podría suceder en torno a la crisis de COVID-19: problemas de salud y financieros; pasar demasiado tiempo con su cónyuge e hijos; quedarte sin productos básicos. Pero “¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?” (Lucas 12:25). Por supuesto, la preparación y las precauciones razonables no son antibíblicas.

Ciertamente, muchas personas experimentarán situaciones difíciles, como enfermedades, dolor o hambre. El agradecimiento durante una crisis no es una respuesta natural para la mayoría de las personas. Pero la Biblia tiene algunos buenos consejos para enmarcar la discusión. En 1 Tesalonicenses 5:18: “den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” Y Filipenses 4:6 dice: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.”

La elección es entre estar ansioso y orar con acción de gracias. Para mantener una actitud positiva, las mejores opciones parecen ser la oración y la acción de gracias.

Haga un plan

Comunicarse con su cónyuge es bueno en cualquier momento, pero en una crisis, es crucial. Aquí hay algunas preguntas que debe hacerle cuando sepa que pasarán mucho tiempo juntos en lugares cerrados:

  • ¿Cuáles son tus mayores preocupaciones sobre la crisis?
  • Si te preocupa que pasemos tanto tiempo juntos, ¿cómo podemos darnos el espacio suficiente mientras seguimos trabajando en equipo en este momento difícil?
  • ¿Cuánto tiempo a solas te gustaría cada día, y cómo se ve eso para ti?
  • ¿Qué te gustaría que hiciéramos juntos?
  • ¿Cuáles son tus expectativas para los momentos en que trabajas desde casa?
  • ¿Cómo podemos usar este tiempo para construir nuestro matrimonio?
  • ¿Cómo podemos usar este tiempo para acercarnos a Dios?

El Dr. Smalley agrega una cosa más a la lista de preguntas. “Habla sobre comportamientos específicos que te ayudan a sentirte amado,” dice. “Mi esposa y yo nos pedimos completar esta frase: ‘Me siento amada cuando tú…’”

Mientras discuten estas preguntas, tome en cuenta que algunas personas necesitan más espacio que otras. “Se necesita espacio y tiempo a solas, tiempo para concentrarse en los intereses individuales,” dice el Dr. Smalley. “Averigüe cómo se ve eso para cada persona y programe horarios de hacer ejercicios, ver televisión, caminatas, pasatiempos y momentos de tranquilidad que se pueden hacer solos.”

Balancee la carga
Algunas tareas domésticas adicionales pueden ser parte de la rutina de cuarentena, y es importante dividir las tareas de una manera que sea exitosa para ambos. El Dr. Smalley dice: “Hablen sobre quién hará qué durante esta temporada de estar juntos. Cuando las circunstancias cambian, es bueno revisar las expectativas para que estén de acuerdo. Así es como se generan expectativas realistas.”
Pero no tiene que dividir todos los deberes. Gestionar las responsabilidades juntos también puede ser una gran solución. “Aprovechen la tarea de hacer cosas juntos que generalmente realizarían de manera individual, especialmente cocinar.” El Dr. Smalley dice: “Cocinar juntos puede acercarlos y hacerlos sentir más conectados como pareja.”

Otro ejemplo específico que da para manejar las expectativas es una situación en la que ambos cónyuges trabajan a tiempo completo, pero uno es el principal responsable de ciertas rutinas con los hijos. Él dice: “Cuando están juntos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, uno puede hacer algo contrario a la ‘forma en que se hacen las cosas normalmente.’ Esto puede crear argumentos y frustración para el que normalmente toma estas decisiones.” El Dr. Smalley dice: “La clave es verbalizar esta dinámica, si existe, y encontrar una solución que se sienta bien para ambos. Enfóquense en el trabajo en equipo.”

El duelo del cambio
Todo tipo de cosas están cambiando, y esto puede crear una sensación de pérdida. El Dr. Smalley dice: “Tú y tu cónyuge están experimentando pérdidas como la rutina, el control (incluso si el control es una ilusión), la independencia, la interacción social, la comida, los deportes, las actividades, los pasatiempos, las finanzas, los viajes y otros momentos o experiencias importantes.”

Por lo tanto, su pareja puede estar experimentando algo más que frustración, miedo o agotamiento. También podría estar en duelo. Para apoyarse mutuamente durante este tiempo, primero debes comprender lo que siente. Podría preguntarle, por ejemplo, “¿Qué es lo que más extrañas durante esta crisis?”

“Establezca su objetivo de preocuparse por cómo la crisis del coronavirus está afectando a su cónyuge (y a usted mismo),” dice el Dr. Smalley. “Los corazones están conectados cuando pasan tiempo cuidando y empatizando sobre cómo se siente su esposo(a) ante el cambio y la pérdida.”

Acérquese a su cónyuge
Si usan bien este tiempo adicional juntos, podrían salir de la crisis con un matrimonio más fuerte y saludable. Alejarse de las actualizaciones de noticias y redes sociales sería un buen lugar para comenzar. Eso le dará la oportunidad de tener conversaciones significativas con su pareja, en lugar de solo el intercambio de información cuando se va de una tarea a otra.

¿Y recuerda esas cosas divertidas que solía hacer cuando empezaron a salir? Este podría ser el momento perfecto para tirar canastas juntos o jugar otros juegos. Podrían salir a caminar si algunos senderos cercanos no están llenos. Una de las mejores cosas para ayudarle a reconectarse en su relación es soñar juntos y planificar un futuro positivo. “Dediquen al menos 10 minutos por día a concentrarse en los problemas de la “vida interior” (es decir, emociones, miedos, preocupaciones, esperanzas y necesidades),” dice el Dr. Smalley. “Esto les mantendrá al tanto de cómo está realmente su cónyuge.”

Este también podría ser un buen momento para descubrir nuevas actividades que pueden hacer juntos o nuevas rutinas que les gustaría introducir en su vida. El Dr. Smalley dice: “Creen algunas tradiciones divertidas mientras estén atrapados en la casa: jueguen juegos de mesa o videojuegos. Armen un rompecabezas. Miren películas y programas de televisión que habían querido ver desde hace un tiempo. Cocinen juntos. Doblen la ropa juntos.”

Crezca más cerca de Dios
Si tiene niños pequeños en casa, este tiempo de evitar el contacto con otras personas fuera de su familia podría no ser particularmente tranquilo; sin embargo, si tiene tiempo disponible sin interrupciones, podría estudiar la Biblia con su pareja. Eso puede ser especialmente beneficioso si uno o ambos tienen miedo por la crisis.

Tal vez usted y su cónyuge oren antes de acostarse cada noche o antes de irse a trabajar cada mañana. Pero si ambos están en casa por un período prolongado de tiempo, podrían agregar otro momento de oración en pareja al mediodía o en otro momento durante el día. Parte de ese tiempo especial de oración podría dedicarse a pedirle a Dios por la salud de la familia y los amigos y por sabiduría para los líderes al enfrentar la crisis.

Cualquier momento de crisis puede ser una gran oportunidad para amar y servir a su cónyuge. Puede hacerlo a través de la gracia, la paciencia y la comunicación abierta, amando como Cristo nos ama.

SERIE GRATIS
“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.  

© 2020 Enfoque en la familia. Todos los derechos reservados. Publicado originalmente en FocusOnTheFamily.com

Acerca del Autor

Troy Griepentrog

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.