Todos en muchos momentos de la vida tendremos que luchar con estos sentimientos de ansiedad y pesimismo. Lo contrario a la esperanza es el pesimismo, que produce desesperación, angustia y una sensación de incertidumbre sobre el futuro.

El pesimismo puede detenernos totalmente. Si no hacemos frente al pesimismo podría producir ataques de pánico y pensamientos destructivos. Otro de los efectos del pesimismo es que tendemos a tratar mal a las personas a nuestro alrededor, y a nosotros mismos.

La mejor forma de contrarrestar el pesimismo es cambiando nuestra forma de pensar, lo cual facilita una mejor actitud frente a la vida.

La falta de esperanza roba la energía, elimina la ilusión y hace lenta a las personas. Una persona sin esperanza pospone decisiones importantes y se vuelve lento en la toma de decisiones.Una persona sin esperanza solo hace lo que debe hacer, pero posiblemente no tenga metas a largo plazo, no tiene ilusión por la vida y su actitud probablemente sea negativa ante los demás. Le caracteriza la falta de confianza en sí mismo.

La falta de esperanza limita a las personas porque tienen menos expectativas, y se sienten vacíos o incomprendidos.

En cambio, la esperanza produce motivación y nos mueve a la acción. La esperanza produce confianza, trae una sensación de felicidad, produce que seamos más amistosos con las demás personas y más aun con los miembros de la familia.

Las personas con esperanza tienden a ver los obstáculos como pruebas a superar y se sienten en la capacidad de superarlos. Les es más fácil trabajar con los demás y se plantean más objetivos en la vida.

Es la esperanza lo que nos hace enfrentar con buen ánimo la circunstancia adversa, la noticia que no nos agrada, y la decepción que no esperábamos. Es la esperanza la que combate los pensamientos de descalificación que generan estas situaciones negativas, y transforman las  limitaciones circunstanciales en la confianza de que vendrán nuevos tiempos y nuevas oportunidades.

Es la esperanza la que nos hace vivir la vida a plenitud a pesar de las circunstancias y las decepciones. La esperanza no la produce el lugar donde vivimos, las comodidades que tenemos, o el auto que lucimos, lo produce la condición del corazón, lo que genera gratitud, fe, constancia, y buen ánimo. Eso que otorga significado verdadero a la vida.

La esperanza es lo que nos hace ver el mañana con ilusión, y nos hace comprender que vienen día mejores. 

Firma Sixto Porras

Consejería y Asesoramiento

¡LA AYUDA ESTÁ AQUÍ! PODEMOS AYUDARLE A LLEVAR SANACIÓN Y RESTAURACIÓN A SU FAMILIA CON PERSPECTIVAS CRISTIANAS EN LAS QUE PUEDE CONFIAR.

Acerca del Autor

Sixto Porras

Sixto Porras, director para Iberoamérica de Enfoque a la Familia. Experto en temas de familia, matrimonio y crianza de hijos. Ha impartido conferencias relacionadas con temas de familia en todos los países de Iberoamérica, Australia, Bélgica y Francia. Es autor de los libros: “Amor, Sexo y Noviazgo”, “De Regreso a Casa”, “Hijos Exitosos”, “El Lenguaje del Perdón” y “Cree en …

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.