Trabajando juntos durante más de 40 años como terapeutas sexuales en población cristiana, a menudo hemos escuchado quejas de parejas que luchan con la intimidad en el matrimonio. Los esposos se quejan con frecuencia: “Los hombres necesitan sexo; las mujeres necesitan cariño, pero no consigo que mi esposa entienda mi necesidad de sexo. ¡Por favor, ayuda!”. Luego escuchamos la contra parte de las esposas. “Todo lo que siempre quiere es sexo. ¡No importa con qué frecuencia tengamos relaciones sexuales, nunca es suficiente! “También hemos escuchado comentarios contrarios de las mujeres que están preocupadas porque quieren sexo y sus esposos no están interesados. 

De hecho, los hombres y las mujeres son diferentes, así como sus necesidades individuales. Pero si sus diferencias personales han causado tensión en su vida sexual, pueden aprender a hacer que esas diferencias cooperen para el bien de su matrimonio.  

Cuando ustedes entienden y aceptan sus diferencias como esposo y esposa, a menudo esas mismas diferencias pueden convertirse en la clave para una vida sexualmente vibrante. Entonces, sigan aprendiendo sobre ustedes mismos y sobre el otro. Sean intencionales en crecer juntos mientras hacen que sus diferencias funcionen para su matrimonio, para que ambos descubran el placer mutuo. 

Solo para Esposos 

Hombre, usted puede disfrutar de una vida sexualmente más satisfactoria, pero no cuando persigue sus propias necesidades sexuales. El sexo no se trata de satisfacer necesidades; se trata de un esposo y una esposa que se entregan en matrimonio y se deleitan libremente en el disfrute mutuo. 

Las Escrituras llaman a los esposos a amar a sus esposas como Cristo ama a la iglesia. Efesios 5:25 “Esposos, hagan todo lo posible por amar a sus esposas, exactamente como lo hizo Cristo por la iglesia: un amor caracterizado por dar, no por recibir” (Traducción de la Biblia en lenguaje contemporáneo: El Mensaje, por Eugene H. Peterson). El apóstol Pablo continúa en ese capítulo haciendo referencia a las instrucciones de Génesis 2:24 para que el esposo deje a su padre y su madre y se convierta en una sola carne con su esposa, refiriéndose a la unión sexual en el matrimonio. Entonces, el modelo bíblico trata sobre un esposo que ama sexualmente a su esposa. Trata acerca de renunciar a sus derechos y amar a su esposa como lo hace Cristo. Aunque puede no ser fácil, amar a su esposa de esta manera, esto será lo que marque la diferencia para tener sexo mutuamente satisfactorio en su matrimonio. 

Ya sea que su relación sexual no tenga problemas o estén luchando con frustraciones, la mayoría de las veces, la relación sexual mejora cuando usted está dispuesto y es capaz de moverse en la dirección sexual de su esposa, de modo que se permita ser dirigido por ella y responda a sus deseos. 

El apóstol Pablo exhorta a los creyentes en Filipenses 2: 5-7 al decir: “Piensen en ustedes como Cristo Jesús pensó en sí mismo. Él tenía el mismo estatus que Dios, pero pensó tan poco en sí mismo que no se aferró a las ventajas de ese estatus. … Cuando llegó el momento, él dejó a un lado los privilegios de su deidad, y asumió el estatus de esclavo, ¡se convirtió en humano!” (El Mensaje, una paráfrasis). Del mismo modo, el esposo deja de lado sus derechos y privilegios para amar y servir a su esposa. Este es el modelo de Cristo 

Solo para Esposas 

¿Cómo una mujer puede mantener interesante la relación sexual? Antes de responder a esa pregunta, es importante entender primero que las mujeres son más complejas que los hombres. Los hombres generalmente funcionan en una sola dirección: cuando están excitados físicamente, tienden a estar emocionalmente listos para el sexo. Sin embargo, las mujeres generalmente funcionan en dos direcciones: deben sentirse emocionalmente preparadas y físicamente excitadas, y estos dos caminos deben estar sincronizados. 

Es posible que las esposas ni siquiera puedan disponerse físicamente para las relaciones sexuales si por alguna razón se sienten desconectadas emocionalmente de su esposo. Agregue a esa situación el hecho de que las mujeres cambian de un día para otro debido a fluctuaciones hormonales y situaciones externas. Sí, las mujeres son más complejas, pero es su complejidad siempre cambiante es la que puede mantener el sexo interesante cuando ambos cónyuges aceptan el diseño divino de la esposa. 

Muchas mujeres nunca se han concebido a sí mismas como seres sexuales. Una esposa puede creer que el sexo es principalmente para su esposo, y su responsabilidad es asegurarse de que él esté sexualmente satisfecho, sin importar si ella lo está o no. Hemos descubierto que este enfoque unilateral del sexo no brinda satisfacción a largo plazo ni al hombre ni a la mujer en una relación matrimonial. 

Una vez más, Eugene Peterson parafrasea los escritos de Pablo en El mensaje: “Los impulsos sexuales son fuertes, pero el matrimonio es lo suficientemente fuerte como para contenerlos y proporcionar una vida sexual equilibrada y satisfactoria en un mundo de desorden sexual. La cama matrimonial debe ser un lugar de mutualidad: el esposo que busca satisfacer a su esposa, la esposa que busca satisfacer a su esposo” (1 Corintios 7: 3). Creemos que la exhortación de Pablo implica que el sexo debe ser tan bueno para la esposa como lo es para el esposo, si va a ser bueno para ambos para toda la vida juntos. 

Aquí hay dos consejos para las esposas que desean sentirse más cómodas con su sexualidad: 

Conozca su cuerpo. Comience reuniendo información sobre cómo el cuerpo de una mujer está generalmente diseñado para funcionar, y luego descubra cómo funciona su propio cuerpo. A medida que aprenda sobre usted, comparta sus hallazgos con su esposo. Experimente formas en las que puede mejorar lo que sabe que es mejor para usted, elimine los factores que interfieren con su disfrute, y luego exprese su agradecimiento por la voluntad de su esposo de aprender con usted. 

Concéntrese en fortalecer sus sentimientos hacia usted misma. Lo que siente por sí misma tiene un gran impacto en la forma en la que disfruta del sexo. Cuando camina por un espejo, ¿se siente bien con lo que ve? ¿Qué aumentaría de forma positiva su autoimagen? ¿Está atendiendo su cuerpo de maneras que le fortalecen emocionalmente? Los hombres tienden a sentirse mejor consigo mismos como resultado de tener relaciones sexuales; las mujeres tienden a estar abiertas al sexo cuando se sienten bien consigo mismas. Esto explicaría por qué la satisfacción mutua de una pareja casada aumenta cuando el esposo afirma a su esposa y la esposa afirma su propia sexualidad. 

5 formas en las que puede trabajar para tener buen sexo 

Cuando se trata de sexo, el trabajo serio suele ser un requisito previo para la diversión. Aquí hay algunas maneras de hacer el “trabajo” que conduce al buen sexo: 

Hablar. Su cónyuge quiere hablar; él o ella quiere que usted esté interesado. Probablemente va a tener que “hablar” si quiere que la parte de “tener” sexo sea buena. Cada vez que se mueve en la dirección de su cónyuge, ambos se benefician. 

Aprender. Aprender sobre el sexo es un proceso que dura toda la vida. Todavía puede crecer en esta área a los 20, 40 o 60 años después de su matrimonio. 

Negociar. Ustedes pueden negociar las diferentes preferencias sexuales que cada uno tenga, al igual que pueden negociar en cualquier otra área de la vida. El buen sexo es satisfactorio para ambos cónyuges; no debería ser dictado solo por una persona. 

Asumir la responsabilidad. El sexo funciona mejor en una relación amorosa donde cada cónyuge se responsabiliza de sí mismo. 

Esperar el cambio. Su expectativa debe ser que cada uno crezca en comprensión y experiencia sexual, pero no espere nunca que alguno de los dos alcance la perfección. 

5 maneras de no amar a su amante 

Si se identifica en la siguiente lista, considere hacer cambios: 

Los amantes evasivos son inseguros de sí mismos. Quizás de forma inocente actúen así porque pudieron haber sido lastimados en una situación pasada, o estar inseguros de su propio cuerpo. 

Los amantes posesivos son amantes celosos. Los celos los devoran como las termitas en una casa de madera. Sofocan el amor y crean inhibiciones en el dormitorio. 

Los amantes egoístas se centran en sí mismos en la cama, y generalmente también en el resto de la vida. Si se enfoca en sus necesidades y tiene dificultades para preocuparse por las de su cónyuge, probablemente sea un amante egoísta. 

Los amantes con necesidad de poder quieren dominar. No pueden responder cuando no se sienten más poderosos que su cónyuge. 

Los amantes distantes evitan la intimidad; ellos se mantienen al margen. Tienen que mantener su distancia 

Trazando las diferencias 

Los hombres y las mujeres generalmente difieren en su respuesta sexual natural. La respuesta sexual de un hombre aumenta dramáticamente a un pico y luego cae repentinamente. Sin embargo, la respuesta sexual de una mujer ocurre más en oleadas. Si una esposa puede aprender a montar las olas, disfrutando tanto de los picos como de las inmersiones, y su esposo puede aprender a unirse a ella en el viaje, dejándola liderar con sus respuestas sexuales, entonces ambos pueden disfrutar de las olas juntos. 

Fórmula comprobada para la intimidad. 

15 minutos al día: 

  • conéctese emocionalmente: mire a los ojos (esto aumenta la oxitocina: llamada la hormona de confianza porque está relacionada con el romance y la amistad); comparta un pensamiento positivo, un sentimiento o afirme al otro. 
  • conéctese espiritualmente: comparta una lectura inspiradora y oración.  
  • conéctese físicamente: abrace por 20 segundos (esto aumenta la oxitocina); bésense apasionadamente durante 5-30 segundos sin tener relaciones sexuales (aumenta la dopamina: hormona de la pasión. 

Una noche a la semana: caminen, salgan, dúchense juntos, acaríciense sin exigencias. 

Un día al trimestre: diviértanse, jueguen, dirija y enseñe al otro un toque agradable.  

Un fin de semana al año: tomen vacaciones juntos fuera o en casa; sin distracciones. 

Sexualidad y Matrimonio

Cómo aumentar la pasión, el romance y mejorar la intimidad sexual en el matrimonio.

© 2020 Focus on the Family. All rights reserved. Used with permission. Article adapted from material from “The Married Guy’s Guide to Great Sex” and “Enjoy!: The Gift of Sexual Pleasure for Women” authored by Dr. Clifford and Joyce Penner. Both titled are Focus on the Family books published by Tyndale House Publishers. 

Acerca del Autor

MRS. JOYCE PENNER
DR. CLIFFORD

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.