Criar a sus Hijos durante el Coronavirus: Ayude a su Familia a Mantenerse Unida

Cuando COVID-19 (coronavirus) se intensificó por primera vez, dos semanas en casa con mi esposo y mis hijos sonaron emocionantes y acogedoras, una excelente manera de reconectarse. Pero ahora que la línea de tiempo se está extendiendo, parece un desafío abrumador. Una pregunta parece estar en la cabeza de nuestras mentes para adultos y niños: ¿cómo lo haremos?

Como madre y consejera licenciada, lo entiendo. Ese primer fin de semana, mi familia entró por la puerta cargada de trabajo escolar y herramientas de trabajo desde casa; estábamos listos para poner nuestra mejor cara y ponernos a trabajar. Pero una mirada honesta a los ojos del otro contó la historia real: las cargas realmente pesadas en nuestras mochilas y maletines eran preguntas, preocupaciones y sentimientos desconocidos.

Antes de poder establecer objetivos, rutinas y actividades divertidas para las próximas semanas, necesitábamos desempacar las cargas de nuestros corazones. Teníamos que recordarles a los demás que vamos a hacerlo. Mi familia es, y también la suya.

El mensaje principal que todo miembro de familia necesita escuchar en este momento es simple: “no estás solo”. Lo superaremos juntos y podremos salir aún más fuertes que cuando entramos.

Piense en las siguientes sugerencias mientras usted, como padre o madre de familia, navega por un territorio desconocido y nutre corazones pacíficos y unificados durante el coronavirus.

Actividad: mantenerse unidos

Recuerde los lazos familiares y refuerce la verdad de Dios: “Una persona podría ser dominada. Pero dos personas pueden defenderse por sí mismas. Y una cuerda hecha de tres cuerdas no se rompe fácilmente ” (Eclesiastés 4:12, NIRV).

1. Haga que todos corran hacia el patio y elijan un pequeño palo o rama. (¿No hay jardín? ¡Los palillos de sushi, los palitos de madera (mondadientes) o los palillos para pinchos funcionarán!)

2. Regrese y siéntese alrededor de la mesa o en un círculo en el piso. Pídale a cada persona que rompa su palo en tantas piezas como quiera, luego coloque las piezas en medio del círculo. (Ayude a sus niños más pequeños para que las astillas no estropeen la diversión).

3. Haga que mamá o papá agrupen todas las piezas y las aten con cuerdas, hilos, cintas, limpiapipas para manualidades, lo que tenga a la mano.

4. Comenzando con el más joven, deje que cada miembro de la familia intente romper el paquete en pedazos más pequeños. Es casi imposible, ¿verdad? La analogía es obvia: cuando está solo, puedes romperlo fácilmente. Juntos, son más fuerte. Permanecer juntos.

Decidan como familia dónde colocar el paquete de palitos para que todos puedan recordar su conexión entre sí y con el Señor. Los niños (¡y los adultos!) se benefician de recordatorios tangibles de ideas abstractas, especialmente en momentos de estrés y ansiedad. Incluso podría considerar repetir la actividad para que cada persona en su hogar tenga un recordatorio.

Guíe las emociones de sus hijos

Como consejera, puedo decir con absoluta certeza que los niños experimentan una amplia gama de emociones que requieren atención y cuidado, y eso es en un día “normal”. Agregue la publicidad y la información errónea de los medios, la separación a largo plazo de los amigos, la posible enfermedad, el miedo por el trabajo de los papás o incluso la situación difícil que ya pueden estar enfrentando.

¿Qué puedes hacer como padre durante el coronavirus? Sí, habla con tus hijos sobre el coronavirus calmadamente y con datos apropiados para su edad. Más importante aún, escúchelos.

Pregúnteles qué están experimentando, qué han escuchado, qué están sintiendo en su interior y trate de verlo desde su perspectiva, especialmente los niños pequeños. Los niños pequeños realmente se alimentarán de tus propias emociones.  (Danny Huerta, vicepresidente de Focus on the family, enfocado en la crianza de los hijos y los jóvenes.)

Algunos niños, ya sean 4 o 14, se preocupan de que una pregunta sea “tonta” o de que mamá o papá piensen mal de ellos o se burlen de ellos por preguntar. Asegúrese de que sus hijos entiendan que pueden hablar con usted sobre cualquier cosa. Mantenga una política de puertas abiertas y priorice sus preguntas y sentimientos. Si no puede hablar de inmediato, programe una cita con ellos más tarde ese día, ¡y asegúrese de cumplir con la cita! Esta es la clave cuando intentas criar durante el coronavirus.

Recuerde también que los niños necesitan ayuda para interpretar y manejar sus sentimientos; es una habilidad aprendida. 

Manténgase conectado con su cónyuge

Mi esposo y yo nos dimos cuenta de que una política de puertas abiertas no solo era buena para los niños; nosotros también lo necesitábamos para nosotros.

Consulte con su cónyuge todos los días. Tal vez sea a primera hora de la mañana antes de iniciar sesión en el trabajo y preparar a los niños para el aprendizaje. O tal vez al final del día. Tal vez sea durante la siesta del bebé. Podría ser una larga discusión más sobre finanzas, o podría ser una charla rápida y amable al pasar por la cocina. Solamente asegúrate de tomar el tiempo para conectarte.

Dense mutuamente espacio y gracia para ser honestos sobre las emociones y las preguntas. Comparta ideas de su devocional personal. Oren el uno por el otro individualmente y juntos. Vea esta temporada como una oportunidad para acercarse a su cónyuge.

Guíe sus propias emociones

Seamos realistas. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a controlar sus emociones y reacciones si no estamos prestando atención a las nuestras?

Es como cuando los asistentes de la aerolínea nos dirigen: si se necesitan máscaras de oxígeno durante un vuelo, ellos mismos se la colocan antes de ayudar a otros. ¿Por qué? Sin oxígeno, perderíamos rápidamente la conciencia. Entonces, si no hacemos de nuestra propia máscara la prioridad, no somos buenos para nadie más.

Mamá y papá, estás en una posición única: estás haciendo todo lo posible para proteger y pastorear a tus hijos mientras luchas contra tu propio miedo y ansiedad. Es importante que identifiques y trabajes a través de tus emociones de manera saludable para que estés preparado para caminar con tus hijos a través de sus sentimientos.

¿Eso significa que tienes que mirar con éxito cada miedo antes de poder alentar a tus hijos? De ningún modo. En cambio, significa que te vuelvas a Dios con humildad y le pidas Su sabiduría. Significa que reconoces tu fragilidad, tu necesidad, tu dependencia y confianza en Dios, y tu interdependencia con familiares y amigos.

No tienes que ser padre durante el coronavirus solo. Nombre uno o dos amigos con los que pueda comunicarse. Mi esposo se benefició al llamar a un amigo varón para que le rinda cuentas y lo apoye mientras dirige a nuestra familia durante este tiempo. Y eso me convenció de hacer una lista de amigas mías que son mamás a las que llamo y les envió mensajes de texto para compartir consejos, empatía y oración.

Recuerde quién tiene el control

En los días que cambian salvajemente en esta tierra, en los trastornos de la emoción humana, podemos encontrar consuelo y paz en el amor eterno de nuestro Dios inmutable. Ninguno de los titulares de las noticias lo toma por sorpresa. Él solo está esperando que lo invoquemos.

“Ten compasión de mí, oh Dios; ten compasión de mí, que en ti confío. A la sombra de tus alas me refugiaré, hasta que haya pasado el peligro.” Salmo 57:1(NVI)

Ser padre durante el coronavirus puede ser retador. Mientras usted y sus hijos mantengan su enfoque en Cristo y encuentren las formas de apoyar y alentar a los demás, van a lograr salir adelante.

La Casa es de Todos

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad. 

Acerca del Autor

Yolanda Brown

Artículos más recientes de Enfoque a la Familia

Obtenga recursos confiables para fortalecer su matrimonio.

Nueva Serie Disponible

“La Casa es de Todos”es una serie de videos educativos que buscan fomentar la corresponsabilidad de todos los miembros de la familia en las tareas de la vida familiar basados en los principios del amor, el servicio, la justicia y la responsabilidad.